Varias

PURO MATE Y REFLEXION

Sin competencia, el DT de la Selección Argentina, con un mate y sol de por medio, dejó un mensaje reflexivo. “La manera de vivir es el aquí y ahora”, escribió. Detalles

Después de más de siete meses de cuarentena debido a la pandemia por coronavirus, Sergio Hernández, quien criticó en su momento el aislamiento social decretado por el Gobierno Nacional, agarró una silla, el mate, se puso bajo el sol y se tomó un tiempo para pensar y reflexionar sobre estos meses en los que estuvo encerrado. Pasó por distintos momentos; desde la felicidad hasta la angustia que lo llevó a hablar con un psicólogo.

A través de su cuenta oficial de Instagram, Oveja Hernández expresó: “Hoy me descubrí en el balcón, al sol, con un libro, el mate y música de fondo. Entonces entendí que la manera de vivir, hoy, es el famoso aquí y ahora, el disfrute o sufrimiento de lo que te toque en el momento”.

Durante la pandemia pasé por distintos momentos. Al comienzo fue sorpresa, incredulidad y hasta disfrute. Me gustaba eso de quedarme en casa, reinventarme, vivir sin horarios. Fui relativamente feliz, supongo que ayudado por la ignorancia, la inconsciencia y la creencia de que sería algo más pasajero de lo que después terminó siendo.

No obstante, me quiero detener en los otros dos siguientes estados por los que pasé: la melancolía, en primer término, de la que desconocía su existencia tras tantos años de vida nómade. De pronto me trasladé hasta los veranos en Necochea, siendo un niño. Y me pegó tan fuerte que incluso llegué a hablarlo con un psicólogo amigo. Esa nostalgia me jugó en contra. Me cargó de angustia, me llevó a comprender que nunca más podría volver a ese lugar. Y escapé hacia el futuro. Empecé a proyectar y a contemplar el futuro post pandemia: ¿Qué será de mi vida? ¿Qué pasará con mi situación laboral? ¿Dónde pasaré mis próximos años? ¿Podré volver a viajar? En el momento, esos interrogantes me daban energía. Pero después también me terminaron haciendo mal. Porque me generaron una ansiedad innecesaria. Proyectar algo en un contexto de tanta incertidumbre nunca puede ser una solución viable. Así que me resigné a pasar el día a día. Sin más remedio.

Hoy me descubrí en el balcón, al sol, con un libro, el mate y música de fondo. Molesto por la situación, aunque consciente de que en otro momento de la vida, daría cualquier cosa por tener ese efímero pasaje de serenidad total. ¿Cuánto pagaría por estar así en momentos de estrés total? Entonces entendí que la manera de vivir, hoy, es el famoso aquí y ahora, el disfrute o sufrimiento de lo que te toque en el momento. Y punto. Es el camino que decidí tomar. O al menos el más genuino que encontré para seguir transitando este viaje.

Relacionadas

URUGUAY SUSPENDE SEMIFINALES

Editor

POSICIONES EN AMBAS ZONAS

Editor

ARGENTINA MEJORA CONTRA COLOMBIA Y GANA SIN SOBRESALTOS

Editor