NBA

FACUNDO CAMPAZZO NOS REGRESA A LA NBA

El base de la Selección Argentina acordó su llegada por dos años a un equipo top de la Conferencia Oeste, que viene de destacarse en los últimos Playoffs y que cuenta con dos grandes estrellas jóvenes como Nikola Jokic y Jamal Murray. Los detalles de sus potenciales opciones dentro del conjunto de Michael Malone. Detalles

El base de la Selección Argentina acordó su llegada por dos años a un equipo top de la Conferencia Oeste, que viene de destacarse en los últimos Playoffs y que cuenta con dos grandes estrellas jóvenes como Nikola Jokic y Jamal Murray. Los detalles de sus potenciales opciones dentro del conjunto de Michael Malone.

Facundo Campazzo será jugador NBA. La oración que hace rato esperaba mencionarse en el básquet argentino ya es una realidad. La construcción de uno de los mejores jugadores a nivel internacional lo llevó a este sitio, a acordar su fichaje en Denver Nuggett. Ahora bien, el cordobés no arriba a un equipo cualquiera. Lo hace a un conjunto de elite que buscará potenciarse con sus cualidades para dar un salto más. La pregunta ¿Cómo encajará Facu en los de Colorado? ¿A qué escenario llega? Veamos…

La primera realidad es que Campazzo se encontrará ante un contexto genial desde lo colectivo: nadie duda que Denver se transformó en un equipo de punta en la NBA. Los Nuggets están en el punto más alto (por ahora) de un verdadero proyecto, uno que se construyó con paciencia, constancia, trabajo y continuidad. Michael Malone asumió como entrenador para la 2015-2016, primera campaña con el otro pilar de esta estructura: Nikola Jokic, un verdadero diamante conseguido en la segunda ronda del Draft 2014 (#41) y que hoy por hoy, a los 25 años, podría ser considerado como el mejor pivote de la NBA.

Denver Nuggets es una franquicia de larga existencia en la NBA: en sus 44 temporadas accedió 26 veces a los playoffs, pero aún se debe un anillo de campeón.

¿Qué hubo en el medio? La construcción paciente y paso a paso de una maquinaria con varios sellos que apuntan al sentido colectivo, a la suma de las partes como el verdadero poder. Muchos piensan en salir a buscar estrellas para tener éxito. Denver, en cambio, construyó a sus estrellas. No sólo a un Jokic que en las últimas dos temporadas se metió en el All-Star y en el All-NBA (primer y segundo equipo) con un arsenal particular que lo diferencia del resto de las estrellas; sino también a Jamal Murray un talento descomunal que explotó como nunca en los últimos Playoffs, esos que lo vieron derrochar sus exquisitos recurso ofensivos (promedió 26,5 puntos, 4,8 rebotes y 6,6 asistencias). El canadiense de 23 años fue también elegido por la organización en el Draft (7° lugar en 2016).

Como si fuera poco, ese talento y liderazgo joven (25 años para Jokic, 23 para Murray) tiene personalidad. Los dos tuvieron su primera aparición en Playoffs en 2019, llegando a Semifinales del Oeste tras ganarle un 7° partido en Primera Ronda a los Spurs de Gregg Popovich. Y en 2020, el gran salto: Finales del Oeste tras derrotar a Utah Jazz y LA Clippers en dos series en donde regresaron de una desventaja de 3-1. Resilencia, determinación, coraje y juego. Muchísimo juego. La caída por 4-1 ante el campeón Los Angeles Lakers no empañó para nada el concepto tras la última postemporada. Denver llegó para quedarse.

Los dos pilares de Denver están claros: Jokic y Murray. Si hay que aportar aún más a la teoría de construcción en continuado y con paciencia, hay que sumar a Michael Porter Jrs a la ecuación. Los de Colorado apostaron por él en el Draft 2018 (#14), lo esperaron un año por sus lesiones en la espalda y en la 2019-2020 empezaron a disfrutar destellos de un talento descomunal. ¿Le falta madurar todas sus cualidades y personalidad? Sí, claro. Es que al mismo tiempo estamos hablando de alguien de 22 años y con apenas un curso completo en la liga. ¿Será el 4 titular en esta 2020-2021? Hay chances, aunque está claro que debe dar un salto en defensa.

Nikola Jokic y Jamal Murray, las figuras de los Denver Nuggets (Kim Klement-USA TODAY Sports)

Si hubiera que completar el quinteto inicial, las menciones irían para Gary Harris y Will Barton, dos perimetrales con perfiles diferentes. El primero, más joven (26) y también una apuesta de la organización desde el Draft (#19 en 2014), tenía las condiciones para ser un 3&D de elite, pero las lesiones lo han lastrado por completo en las últimas dos campañas, tanto que su contrato parece hoy un poco pesado (19,6 y 20,9 millones para los próximos dos cursos). Promedió 10,4 puntos y 2,9 asistencias (42% campo) en una 2019-2020 donde no pudo tomar ritmo. Barton, por su parte, es un poco más experimentado (29 años) y de corte ofensivo (sólida capacidad como generador secundario). Tuvo 15,1 tantos, 6,3 rebotes y 3,7 asistencias en la 2019-2020, pero se perdió el reinicio en Disney por lesión. También le quedan dos años de contrato (13,7 y 14,6 millones, el segundo con opción de jugador).

La sexta pieza realmente estable de la rotación es Monte Morris, justamente quien aparecería como principal competencia de Campazzo para el rol “lógico” que se le puede imaginar, el de base suplente detrás de Murray. Otro producto de Draft de Denver (#51 en 2017), joven (25 años) y con un vínculo que es una verdadera ganga: 1,7 millones para el próximo año (su último). Hablamos de uno de los mejores bases de relevo con menos cartel en la competición, una garantía con la capacidad de hacer un poco de todo y hacerlo bien: promedió 9,0 tantos (45,9% campo), 1,9 rebotes y 3,5 asistencias en 22,4 minutos en la 2019-2020. ¿Podría salir? Veremos…

Relacionadas

WESTBROOK SE MUDA A WASHINGTON Y WALL A HOUSTON

Sebastian Fabricius

LA NBA Y SU PRETEMPORADA DEFINIDA

Editor

HISTORIAS DE VIDA

Editor