Varias

PUCHETTI: “HOY DISFRUTO DE TODO EL ESFUERZO QUE HICE EN SU MOMENTO”

Johanna Puchetti, jugadora profesional de básquetbol femenino dialogó con Basquetboleando. Detalló todo el esfuerzo diario que realizó no solo para convertirse en jugadora profesional de básquet sino también médica. Un claro ejemplo de que se puede combinar el estudio y el trabajo al mismo tiempo y cumplirse los objetivos que uno se plantea. Entrevista.

 

Si bien en su momento dudó de compatibilizar dos carreras al mismo tiempo, con mucho empeño, sacrificio y sobretodo su pasión por el básquet y la medicina, pudo llegar a ser profesional en los dos ámbitos. Es por ello, que alienta a los más jóvenes a estudiar y practicar cualquier deporte al mismo tiempo, ya que todo esfuerzo tiene su recompensa.  La entrevista completa a continuación:

 

-“¿Cómo estás sobrellevando este receso?

-“Veníamos llevando bien la cuarentena pero es difícil sostenerla en el tiempo. Si no fuera porque mis viejos tienen un pequeño patio para hacer alguna actividad sería más complicado  aún. En realidad es un “pequeño engaño” porque uno sale al patio un ratito pero necesita más espacio y sociabilizar con más personas de las que uno convive durante esta cuarentena.

Es difícil sostener la rutina que una venía sosteniendo antes pero hay que colaborar con la moción que está pasando a nivel mundial.

Si hacemos bien las cosas en cuestión de tiempo podremos volver a la “normalidad” y regresar a las canchas. Eso también, depende de cada persona, del esfuerzo que venimos haciendo”.

 

-¿Dónde comenzaste a jugar al básquet y hace cuánto tiempo practicas la disciplina?

-“Nací en Crespo, Entre Ríos. La familia de mi mamá es de allá. Pero me crie en Paraná. Mi papá es Militar y cada cinco años nos destinaban a un lugar diferente. Estuve 10 años viviendo en el sur del país, en Santa Cruz. Ahí empezó mi pasión por el deporte, sobretodo por el básquet. Era una zona muy chiquita, en un polideportivo a dos cuadras de casa. En un principio, no solo hacía básquet sino también hockey, handball y vóley.

Luego, nos destinaron a Paraná en el 2002, las distancias eran distintas para hacer un deporte y otro, entonces tenía que elegir. Durante un tiempo hice hockey y básquet al mismo tiempo en Talleres de Paraná. Finalmente, por una cuestión de altura me decidí por el básquet. Jugué unos 13 años en Talleres y luego emigre hacía distintos clubes. Me hice profesional.

Cuando comencé en el sur del país, tenía unos 12 años y desde ahí no he parado. Es decir, que hace 20 años que juego al básquet”.

 

 

-¿Cómo ha sido esa evolución desde los 12 años en Talleres a la actualidad jugando en el exterior?

-“Me pongo a ver hacía atrás y me da melancolía. Hubo mucho trabajo detrás. Antes no creía que de alguna manera podía vivir del básquet.

He crecido un montón porque tuve la suerte de despegar del club Talleres en un momento. Lo cual me permitió tener otras experiencias y me hizo crecer como jugadora. Tener otro tipo de roce. Fue una maduración desde lo mental.

Al mismo tiempo jugaba y estudiaba en la Universidad. Entonces, tenía la duda de que si seguía jugando o me dedicaba de lleno al estudio. Si valía la pena tanto esfuerzo.

Con el tiempo se fue dando todo ya que le puse mucha energía y mucha pasión. Además, empecé a ver resultados y me engolosinó. Tuve la opción en el momento y lo aproveché.

Me sentía bien y tuve la posibilidad de participar en Ligas Nacionales con varios equipos, eso te hace crecer. Todo es una consecuencia del esfuerzo y empeño que uno le pone a lo que le apasiona”.

 

-¿Qué recuerdos te quedan de tu paso club que te vio nacer basquetbolísticamente como fue Talleres de Paraná?

-“Los recuerdos que tengo son muchos y muy buenos. Hasta hoy día nos hablamos con las chicas. Eso forma parte del crecimiento, después de tanto tiempo ver hoy a nenas, que yo tenía a cargo en su momento cuando fui entrenadora en categoría Mini, siendo ahora más grandes y jugando en la Primera. Uno no puede creer como paso el tiempo y todas fueron creciendo.

En Talleres aprendí un montón y me dio la oportunidad de tener las posteriores experiencias que tuve”.

 

-Estudiaste Medicina- y luego te recibiste- en la Universidad de Rosario. ¿Tuviste la oportunidad de jugar en algún club de Rosario o jugabas en Talleres?

-“En realidad, la Universidad estaba en El Pozo, Santa Fe. Dependía de Rosario. Es decir, los trámites los hacía en Rosario pero la mayor parte de la cursada la hacía en Santa Fe. Era algo intenso, porque era ir y venir en los colectivos interurbanos de Paraná a Santa Fe y viceversa. Siempre llegaba tarde a los entrenamientos.

Tengo miles de anécdotas de esos viajes diarios. Los choferes de los colectivos me conocían. Además, en ese momento, se permitían que las personas viajen paradas en los colectivos. Entonces, venía de camino cambiándome las medias y vendándome. Me dejaba en la plaza y de ahí hacía unas cuadras hasta el club para entrenar. Fueron cinco, seis años de un viaje constante para poder estudiar. Los choferes se reían porque me iba cambiando en el camino y sabían que me iba a entrenar, siempre fueron amables.

Ahora uno se ríe, recuerda pero en ese momento era un gran esfuerzo y cansancio. Hoy lo disfruto a lo que logré y lo recuerdo con mucha ternura a toda esas personas que me acompañaron en ese momento”.

 

La entrevista completa en el siguiente enlace:   (del minuto 6´40´´ al 48´50´´)

 

 

Relacionadas

GANO PESARO Y DELFINO FUE EL GOLEADOR

Editor

SE CIERRA LA SEGUNDA SEMANA DEL TORNEO DE VERANO DEL FEMENINO

Ana Cabral

REGRESÓ LA PRIMERA DIVISIÓN DE LA APB

Ana Cabral